EX-HACIENDA SANTA MARÍA REGLA Y SUS PLATOS FRÍOS

el

Existen los amuse bouche, las botanas, los entremeses, los aperitivos, los fiambres, los antipasti, los tentempié y tantas cosas por el estilo, muchas de ellas a temperatura ambiente, o de plano, frías. Como un plato de carnes frías, que no necesariamente están frías, pero eso sí, no calientes. Los platos que definitivamente están fríos, y muy fríos, son los que sirven en el bar y restaurante de la Ex-IMG-20170401-WA0004Hacienda Santa María Regla, en Huasca de Ocampo, Hidalgo (México). Y aquí “platos”, no sólo se refiere al vehículo portador y contenedor de la comida, sino, en su sentido más amplio, a la comida que va dentro de él, la cual, en la Ex-Hacienda Santa María Regla, suele llegar a la mesa de los comensales, más fría que el plato mismo.

La razón? Que la cocina del restaurante queda en otra construcción, a unos veinte IMG-20170401-WA0005metros de las mesas al aire libre y a unos treinta metros del salón comedor, y el recorrido que hacen los meseros para llevar el plato a las mesas transcurre a la intemperie, a campo abierto. El sentido común diría que es un lugar inapropiado para colocar la cocina y que, por lo menos, habría que colocar sobre cada platillo una campana plato para que la comida caliente no se enfríe. Pero en la Ex-Hacienda Santa María Regla ninguna de estas consideraciones vale y no importa si son enchiladas, chilaquiles o huevos a la mexicana, lo que pidas te llegará frío.

El problema principal con el restaurante de la Ex-Hacienda Santa María Regla es conceptual. Y da tristeza porque no hay nada más patético que ofrecer a la abundancia de turistas extranjeros que pasan por sus mesas, platillos pretendidamente “mexicanos” , que no son más que un pálido reflejo distorsionado de la realidad. Sus “chilaquiles” no IMG-20170401-WA0007tienen nada que ver con unos verdaderos chilaquiles mexicanos. Da tristeza, pues los huéspedes internacionales se irán con una pésima idea de lo que es la comida mexicana.

Para colmo, la Ex-Hacienda interrumpe el servicio de restaurante desde las 6 de la tarde y a partir de esa hora sólo sirve snacks aun más deprimentes que su versión de los platillos mexicanos. Alitas en salsa batida, hamburguesa de arrachera probremente sazonada y presentada, un “Club Sándwich” preparado seguramente por un cocinero que nunca estudió gastronomía: Lo que te dan es un sándwich común y corriente con todos los ingredientes apelotonados dentro.

El Problema principal con la Ex-Hacienda Santa María Regla es su descuido IMG-20170401-WA0002absoluto por las instalaciones de hospedaje, y el servicio. Me hospedé en la Suite Presidencial y me fui a encontrar con una regadera dentro de un jacuzzi! un área de baño sin cortina! un papel higiénico… escaso! un mueble de baño con ropa de inquilinas anteriores! Y así por el estilo. Pero, lo increíble: Ya entrada la noche, de madrugada, cortan el servicio telefónico entre los cuartos y la Recepción del hotel; como si a la 1 de la mañana, por ejemplo, no fueras a tener la necesidad de llamar por teléfono a alguien, de pedir más papel higiénico, o de notificar algún percance IMG-20170401-WA0001al front desk. In-con-ce-bi-ble.

La Ex-Hacienda vive de los atractivos de su construcción y entorno originales, pero hasta a ésos los descuidan. Vas por túneles, pasadizos, habitaciones y sendas, encontrando a tu paso latas, basura de plástico, colillas y deshechos en general. Un hotel que te cobra tan altos precios por hospedarte, como los que cobra la Ex-Hacienda, debería preocuparse, por lo menos, por limpiar sus áreas verdes e instalaciones.

Calificación de Police Gourmet para el Restaurante (del 1 al 10): 2

Calificación de Police Gourmet para el Hotel Ex-Hacienda Santa María Regla (del 1 al 10): 7 (únicamente por el atractivo de la construcción original).

NOTA.- Mi hija y yo tenemos criterios diferentes respecto a muchas cosas, de manera que no asumo responsabilidad alguna respecto a lo que ella escriba.

COMENTARIOS DE MI HIJA, LA MENOR (es adolescente):

Ir a unas vacaciones por el campo, con la familia, debería ser para estar a gusto, descansar a gusto, dormir a gusto, pasear a gusto, y comer a gusto… IMG-20170401-WA0000lamentablemente para nosotros, hacer la mayoría de eso fue “un poco” difícil. Parece que la Ex-Hacienda Santa María Regla se dedicó expresamente a realizar todo lo contrario a un muy buen servicio. Habíamos reservado una habitación, pero dado que resultó ser muy pequeña para nuestros planes, decidimos cambiarla por una más grande… y ni bien nos estábamos poniendo cómodos en la habitación, cuando llega el cara de “yo no tengo la culpa” del recepcionista, y nos dice que no sabía que la habitación estaba ya reservada por un grupo grande de chinos que llegarían al día siguiente… pero no accedimos a cambiar la habitación, y tuvo que compensar su error… con Chinatown…

En la noche, hacía frío, y qué mejor manera de pasarlo que con una chimenea y sobre todo, buena leña. Pues a va ser que no! Lo que nos llevaron como tal fueron unos trozos de madera que les sobraron de sus trabajos de carpintería, con clavos y todo. La explicación del compañero del cara de “yo no tuve la culpa” fue: “Es que no nos han surtido la leña que usamos normalmente…”. Instintos de asesina serial empezaban a crecer dentro de mí. Lo bueno es que él estaba detrás del mostrador y había tres testigos!

camino hacia el terrorA la mañana siguiente, a desayunar, pero no sin haber visto antes la ropa de una o varias mujeres debajo del lavabo del baño. Y por ropa me refiero a un short y tres prendas de ropa interior que, para ese momento, me empezaba a dar miedo, pensando que tal vez los camino hacia el terror 2caníbales de “Camino Hacia el Terror” andaban merodeando ya muy cerca de la Hacienda, ahí, cerca del arroyo, escondidos entre los árboles que rodeaban el hotel.

Las enchiladas mineras que ordené, frías y con un hueso de pollo adentro. Por suerte, no me rompí la muela. Y el emplatado, yo ya no sabía  si me habían IMG-20170401-WA0006hipnotizado, y sí había acometido contra el recepcionista, me habían llevado a un centro de detención juvenil y era la hora de la comida…! El café, ni siquiera tuvieron la vergüenza de hacerlo. Nos dieron Café Soluble “Legal“. Y la barista, bueno, creí que era la de la fonda de Huasca de Ocampo que había ido ahí a dejar la crema o las cebollas.

Nuestras vacaciones se resumieron a casi ser cambiados de habitación por preferencia por “clientela oriental”, y mala comida y mal servicio.

Calificación para el Restaurante (del 1 al 10): 1

Calificación para el hotel (del 1 al 10): 5

Por mí: QUE LES DEN!… mejor capacitación para el próximo año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s